Twitter #MalagaCF

Usuario de la semana


Cargando avatar...

Nivel fama:

Mensajes:

Registrado

Los posteadores más activos de la semana

El tiempo en Málaga


    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés

    Capitán TruenoCapitán Trueno
    Mitico e inigualable
    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 217
    Abono Abono : Fondo alto
    Mensajes Mensajes : 40078
    Fama en foro Fama en foro : 904
    ConquistasMejor anecdota10 aciertos porra10 aciertos porra

    Posteado el Jue 2 Ago 2012 - 9:56

    La opinion

    El jeque: vernácula de Málaga

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores


    Málaga es agua en una olla. Apartada del fuego y con poca cantidad todo va bien. No hay problemas porque no se cuece nada. Así se puede pasar años. Siglos. Eternidades. De vez en cuando, alguien llega y enciende el fuego. Pone la olla y además le echa mucha agua. Que fluya. Que cueza. ¡Alegría! Y el agua empieza a dar borbotones. Glup, Glup, Glup. Pero llega un momento que de tanto borbotear se sale. Y se quema. Y salen chispas. Y se reseca la olla. Y hace crack. Y se rompe. Así es Málaga.

    El Jeque del Málaga, antes llamado Árabe y ahora llamado El Moro del Málaga ha jugado de manera descarada con la olla y el agua. Sentado en un sillón, iba echando agua, después dejaba que se consumiera y volvía a echar más. Al gusto. Y con la otra mano que tenía libre iba manejando el botón del gas. Le daba la intensidad que quería según el momento. Y en esas estamos. A punto de romper la olla.
    A día de hoy, teniendo en cuenta la cantidad de problemas graves que nos estrujan y abofetean a diario, la reflexión y crítica sobre temas tan banales como el fútbol o la feria que está por venir se convierten en asuntos propios de las formas de cultura hechas por puro placer. Se ha convertido en puro divertimento el análisis descarado o profundo sobre estos temas que colman la atención cultural local. En vernácula malagueña.

    Bien pudiera parecer que a los responsables municipales les conviene mil veces más que nosotros nos pasemos los días hablando sobre el Málaga y las casetas de feria que defendiendo a bocaos y tragantás la calidad de la sanidad, el nivel de corrupción municipal o que a tu abuela le cambien sus pastillas del azúcar cada mes. Pero no. No es así. O eso espero.

    El nivel de endeudamiento de la sociedad malagueña no siempre va relacionada con las cuentas y el dinero que se debe. Hay veces en las que hipotecamos nuestra propia identidad y nos agarramos a clavos ardiendo sin mirar en lo más mínimo los defectos.
    Pobres de nosotros si usamos el fútbol como seña de identidad malagueña. Pero pobres de nosotros si no defendemos nuestro equipo y quien lo gobierna pues es éste el que más mueve el nombre de nuestra tierra por todo el país.

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes –o personalidades respetables– mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores.

    El Moro del Málaga, desde el quinto pino, no sabe que la gente quiere al equipo porque lo cree suyo. Porque su abuelo le enseñó dónde estaba la Rosaleda. Porque iba con su padre de chico y se puso una gorrilla blanquiazul. Porque en su dormitorio hay un banderín de su equipo pegado en la pared.

    De eso sigue quedando todo. Pero hemos entrado en conflicto. Conflicto de intereses entre los económicos del dueño y los sentimentales nuestros.

    Ni en los sueños más remotos jamás imaginables pude figurarme que la gente, mis conciudadanos, fueran capaces de enfrentarse a los suyos y negarlos con tal de defender al de fuera. Al que juega con tu equipo como si se comprara una empresa de hacer puertas.

    Y nos ha pasado. Se ha llegado a plantear una y mil veces que la culpa de todo es de nuestro país, de nuestra comunidad autónoma y de nuestro sistema. Porque hemos cansado al inversor. Pero, amigos, ¿qué iba a hacer el inversor?

    Válvula. Hay quien defiende una ciudad deportiva, que no pisará en su vida prácticamente, en los únicos terrenos vírgenes y libres que Málaga mantiene. La válvula de escape de la ciudad. El único sitio para crecer hacia el Oeste. ¿Y se lo vamos a dar al moro? Y hay quien defiende que se venda La Rosaleda por tres millones de euros. ¿Sabes lo que vale la vida? ¿Sabes que eso es regalado? De igual manera sucede con el concurso del puerto de Marbella. Hay quien entiende que parar un concurso donde el que gana no cumple los requisitos es echar a los inversores. ¿Inversores o listillos?

    ¿De verdad que quieres normas especiales para él? ¿Qué se acabe antes un hotel al que no podemos ir porque es de súper lujo que el metro de la ciudad? ¿Que lo hagan antes que un hospital que nos hace tanta falta?

    No seré yo quien defienda el sistema a capa y espada pero tampoco lo pisotearé para que el Sheriff de Qatar venga aquí con tarifa plana de incumplimientos.

    Pero no todo es eso. Por supuesto que sería riqueza. Claro que sería inversión. Es mercantilizar hasta límites insospechados el club pero también subirlo de categoría. Y eso gusta. El Málaga en Europa gracias al moro. Y así ha sido. Pero sus planes se han roto. Y con él el verano del Málaga.

    Esperábamos un mes de presentaciones. Fiestas. Descorchar millones que sirvieran de nebulosa deslumbradora de nuestra triste realidad. Pero no ha sido así.

    Pero hay que ser positivos. Igual nos sirve para entender bien de qué va esto. Para saber diferenciar lo que es nuestro de lo que es suyo. Nuestro es el nombre de esta tierra y del equipo. Nuestros los colores y la bandera. Hasta el escudo es nuestro que se ha conseguido mantener. Pero no es nuestra la empresa. Ni sus términos ni movimientos. Somos pobres ya lo sea el club o no.
    Igual dentro de poco tenemos de presidente a alguien de aquí. A un nuevo Puche o a un grupo de ellos. Yo daría saltos de alegría. Siempre prefiero a la gente de aquí. Prefiero ser pobre pero honrado que muy rico pero poco respetable.

    Y si lo quiero para mí lo quiero para mi ciudad y lo que aprecio.
    Cuando creas que los políticos se portan mal con el Jeque mírate las manos. Y mira tu casa. Tu vida y tu familia. Seguidamente piensa si a vosotros os hacen favores desde el Ayuntamiento o la Junta. Si alguien os echa un cable o pasan la mano. Ahí tendrás tu respuesta.
    Dice el Jeque que se meten con él por ser árabe. Que lo de pagar es anecdótico. Claro que sí. Y yo me llamo Andrés.
    Viva Málaga y nuestro Málaga.


    http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2012/08/02/jeque-vernacula-malaga-gonzalo-leon/523972.html

    Firma


    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 Teaser6qEl jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 5-2f3333dEl jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 23082329
    Medallero
    crome32crome32
    Soy de la Academia
    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 411
    Mensajes Mensajes : 414
    Fama en foro Fama en foro : 4
    Conquistas

    Posteado el Jue 2 Ago 2012 - 11:04

    @Capitán Trueno escribió: La opinion

    El jeque: vernácula de Málaga

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores


    Málaga es agua en una olla. Apartada del fuego y con poca cantidad todo va bien. No hay problemas porque no se cuece nada. Así se puede pasar años. Siglos. Eternidades. De vez en cuando, alguien llega y enciende el fuego. Pone la olla y además le echa mucha agua. Que fluya. Que cueza. ¡Alegría! Y el agua empieza a dar borbotones. Glup, Glup, Glup. Pero llega un momento que de tanto borbotear se sale. Y se quema. Y salen chispas. Y se reseca la olla. Y hace crack. Y se rompe. Así es Málaga.

    El Jeque del Málaga, antes llamado Árabe y ahora llamado El Moro del Málaga ha jugado de manera descarada con la olla y el agua. Sentado en un sillón, iba echando agua, después dejaba que se consumiera y volvía a echar más. Al gusto. Y con la otra mano que tenía libre iba manejando el botón del gas. Le daba la intensidad que quería según el momento. Y en esas estamos. A punto de romper la olla.
    A día de hoy, teniendo en cuenta la cantidad de problemas graves que nos estrujan y abofetean a diario, la reflexión y crítica sobre temas tan banales como el fútbol o la feria que está por venir se convierten en asuntos propios de las formas de cultura hechas por puro placer. Se ha convertido en puro divertimento el análisis descarado o profundo sobre estos temas que colman la atención cultural local. En vernácula malagueña.

    Bien pudiera parecer que a los responsables municipales les conviene mil veces más que nosotros nos pasemos los días hablando sobre el Málaga y las casetas de feria que defendiendo a bocaos y tragantás la calidad de la sanidad, el nivel de corrupción municipal o que a tu abuela le cambien sus pastillas del azúcar cada mes. Pero no. No es así. O eso espero.

    El nivel de endeudamiento de la sociedad malagueña no siempre va relacionada con las cuentas y el dinero que se debe. Hay veces en las que hipotecamos nuestra propia identidad y nos agarramos a clavos ardiendo sin mirar en lo más mínimo los defectos.
    Pobres de nosotros si usamos el fútbol como seña de identidad malagueña. Pero pobres de nosotros si no defendemos nuestro equipo y quien lo gobierna pues es éste el que más mueve el nombre de nuestra tierra por todo el país.

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes –o personalidades respetables– mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores.

    El Moro del Málaga, desde el quinto pino, no sabe que la gente quiere al equipo porque lo cree suyo. Porque su abuelo le enseñó dónde estaba la Rosaleda. Porque iba con su padre de chico y se puso una gorrilla blanquiazul. Porque en su dormitorio hay un banderín de su equipo pegado en la pared.

    De eso sigue quedando todo. Pero hemos entrado en conflicto. Conflicto de intereses entre los económicos del dueño y los sentimentales nuestros.

    Ni en los sueños más remotos jamás imaginables pude figurarme que la gente, mis conciudadanos, fueran capaces de enfrentarse a los suyos y negarlos con tal de defender al de fuera. Al que juega con tu equipo como si se comprara una empresa de hacer puertas.

    Y nos ha pasado. Se ha llegado a plantear una y mil veces que la culpa de todo es de nuestro país, de nuestra comunidad autónoma y de nuestro sistema. Porque hemos cansado al inversor. Pero, amigos, ¿qué iba a hacer el inversor?

    Válvula. Hay quien defiende una ciudad deportiva, que no pisará en su vida prácticamente, en los únicos terrenos vírgenes y libres que Málaga mantiene. La válvula de escape de la ciudad. El único sitio para crecer hacia el Oeste. ¿Y se lo vamos a dar al moro? Y hay quien defiende que se venda La Rosaleda por tres millones de euros. ¿Sabes lo que vale la vida? ¿Sabes que eso es regalado? De igual manera sucede con el concurso del puerto de Marbella. Hay quien entiende que parar un concurso donde el que gana no cumple los requisitos es echar a los inversores. ¿Inversores o listillos?

    ¿De verdad que quieres normas especiales para él? ¿Qué se acabe antes un hotel al que no podemos ir porque es de súper lujo que el metro de la ciudad? ¿Que lo hagan antes que un hospital que nos hace tanta falta?

    No seré yo quien defienda el sistema a capa y espada pero tampoco lo pisotearé para que el Sheriff de Qatar venga aquí con tarifa plana de incumplimientos.

    Pero no todo es eso. Por supuesto que sería riqueza. Claro que sería inversión. Es mercantilizar hasta límites insospechados el club pero también subirlo de categoría. Y eso gusta. El Málaga en Europa gracias al moro. Y así ha sido. Pero sus planes se han roto. Y con él el verano del Málaga.

    Esperábamos un mes de presentaciones. Fiestas. Descorchar millones que sirvieran de nebulosa deslumbradora de nuestra triste realidad. Pero no ha sido así.

    Pero hay que ser positivos. Igual nos sirve para entender bien de qué va esto. Para saber diferenciar lo que es nuestro de lo que es suyo. Nuestro es el nombre de esta tierra y del equipo. Nuestros los colores y la bandera. Hasta el escudo es nuestro que se ha conseguido mantener. Pero no es nuestra la empresa. Ni sus términos ni movimientos. Somos pobres ya lo sea el club o no.
    Igual dentro de poco tenemos de presidente a alguien de aquí. A un nuevo Puche o a un grupo de ellos. Yo daría saltos de alegría. Siempre prefiero a la gente de aquí. Prefiero ser pobre pero honrado que muy rico pero poco respetable.

    Y si lo quiero para mí lo quiero para mi ciudad y lo que aprecio.
    Cuando creas que los políticos se portan mal con el Jeque mírate las manos. Y mira tu casa. Tu vida y tu familia. Seguidamente piensa si a vosotros os hacen favores desde el Ayuntamiento o la Junta. Si alguien os echa un cable o pasan la mano. Ahí tendrás tu respuesta.
    Dice el Jeque que se meten con él por ser árabe. Que lo de pagar es anecdótico. Claro que sí. Y yo me llamo Andrés.
    Viva Málaga y nuestro Málaga.


    http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2012/08/02/jeque-vernacula-malaga-gonzalo-leon/523972.html

    No podria estar mas de acuerdo con el articulo, acertado 100%

    Medallero
    kiskekiske
    Campeon copa del rey
    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 411
    Abono Abono : No lo soy
    Mensajes Mensajes : 5265
    Fama en foro Fama en foro : 72
    Conquistas

    Posteado el Jue 2 Ago 2012 - 11:19

    @crome32 escribió:
    @Capitán Trueno escribió: La opinion

    El jeque: vernácula de Málaga

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores


    Málaga es agua en una olla. Apartada del fuego y con poca cantidad todo va bien. No hay problemas porque no se cuece nada. Así se puede pasar años. Siglos. Eternidades. De vez en cuando, alguien llega y enciende el fuego. Pone la olla y además le echa mucha agua. Que fluya. Que cueza. ¡Alegría! Y el agua empieza a dar borbotones. Glup, Glup, Glup. Pero llega un momento que de tanto borbotear se sale. Y se quema. Y salen chispas. Y se reseca la olla. Y hace crack. Y se rompe. Así es Málaga.

    El Jeque del Málaga, antes llamado Árabe y ahora llamado El Moro del Málaga ha jugado de manera descarada con la olla y el agua. Sentado en un sillón, iba echando agua, después dejaba que se consumiera y volvía a echar más. Al gusto. Y con la otra mano que tenía libre iba manejando el botón del gas. Le daba la intensidad que quería según el momento. Y en esas estamos. A punto de romper la olla.
    A día de hoy, teniendo en cuenta la cantidad de problemas graves que nos estrujan y abofetean a diario, la reflexión y crítica sobre temas tan banales como el fútbol o la feria que está por venir se convierten en asuntos propios de las formas de cultura hechas por puro placer. Se ha convertido en puro divertimento el análisis descarado o profundo sobre estos temas que colman la atención cultural local. En vernácula malagueña.

    Bien pudiera parecer que a los responsables municipales les conviene mil veces más que nosotros nos pasemos los días hablando sobre el Málaga y las casetas de feria que defendiendo a bocaos y tragantás la calidad de la sanidad, el nivel de corrupción municipal o que a tu abuela le cambien sus pastillas del azúcar cada mes. Pero no. No es así. O eso espero.

    El nivel de endeudamiento de la sociedad malagueña no siempre va relacionada con las cuentas y el dinero que se debe. Hay veces en las que hipotecamos nuestra propia identidad y nos agarramos a clavos ardiendo sin mirar en lo más mínimo los defectos.
    Pobres de nosotros si usamos el fútbol como seña de identidad malagueña. Pero pobres de nosotros si no defendemos nuestro equipo y quien lo gobierna pues es éste el que más mueve el nombre de nuestra tierra por todo el país.

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes –o personalidades respetables– mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores.

    El Moro del Málaga, desde el quinto pino, no sabe que la gente quiere al equipo porque lo cree suyo. Porque su abuelo le enseñó dónde estaba la Rosaleda. Porque iba con su padre de chico y se puso una gorrilla blanquiazul. Porque en su dormitorio hay un banderín de su equipo pegado en la pared.

    De eso sigue quedando todo. Pero hemos entrado en conflicto. Conflicto de intereses entre los económicos del dueño y los sentimentales nuestros.

    Ni en los sueños más remotos jamás imaginables pude figurarme que la gente, mis conciudadanos, fueran capaces de enfrentarse a los suyos y negarlos con tal de defender al de fuera. Al que juega con tu equipo como si se comprara una empresa de hacer puertas.

    Y nos ha pasado. Se ha llegado a plantear una y mil veces que la culpa de todo es de nuestro país, de nuestra comunidad autónoma y de nuestro sistema. Porque hemos cansado al inversor. Pero, amigos, ¿qué iba a hacer el inversor?

    Válvula. Hay quien defiende una ciudad deportiva, que no pisará en su vida prácticamente, en los únicos terrenos vírgenes y libres que Málaga mantiene. La válvula de escape de la ciudad. El único sitio para crecer hacia el Oeste. ¿Y se lo vamos a dar al moro? Y hay quien defiende que se venda La Rosaleda por tres millones de euros. ¿Sabes lo que vale la vida? ¿Sabes que eso es regalado? De igual manera sucede con el concurso del puerto de Marbella. Hay quien entiende que parar un concurso donde el que gana no cumple los requisitos es echar a los inversores. ¿Inversores o listillos?

    ¿De verdad que quieres normas especiales para él? ¿Qué se acabe antes un hotel al que no podemos ir porque es de súper lujo que el metro de la ciudad? ¿Que lo hagan antes que un hospital que nos hace tanta falta?

    No seré yo quien defienda el sistema a capa y espada pero tampoco lo pisotearé para que el Sheriff de Qatar venga aquí con tarifa plana de incumplimientos.

    Pero no todo es eso. Por supuesto que sería riqueza. Claro que sería inversión. Es mercantilizar hasta límites insospechados el club pero también subirlo de categoría. Y eso gusta. El Málaga en Europa gracias al moro. Y así ha sido. Pero sus planes se han roto. Y con él el verano del Málaga.

    Esperábamos un mes de presentaciones. Fiestas. Descorchar millones que sirvieran de nebulosa deslumbradora de nuestra triste realidad. Pero no ha sido así.

    Pero hay que ser positivos. Igual nos sirve para entender bien de qué va esto. Para saber diferenciar lo que es nuestro de lo que es suyo. Nuestro es el nombre de esta tierra y del equipo. Nuestros los colores y la bandera. Hasta el escudo es nuestro que se ha conseguido mantener. Pero no es nuestra la empresa. Ni sus términos ni movimientos. Somos pobres ya lo sea el club o no.
    Igual dentro de poco tenemos de presidente a alguien de aquí. A un nuevo Puche o a un grupo de ellos. Yo daría saltos de alegría. Siempre prefiero a la gente de aquí. Prefiero ser pobre pero honrado que muy rico pero poco respetable.

    Y si lo quiero para mí lo quiero para mi ciudad y lo que aprecio.
    Cuando creas que los políticos se portan mal con el Jeque mírate las manos. Y mira tu casa. Tu vida y tu familia. Seguidamente piensa si a vosotros os hacen favores desde el Ayuntamiento o la Junta. Si alguien os echa un cable o pasan la mano. Ahí tendrás tu respuesta.
    Dice el Jeque que se meten con él por ser árabe. Que lo de pagar es anecdótico. Claro que sí. Y yo me llamo Andrés.
    Viva Málaga y nuestro Málaga.


    http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2012/08/02/jeque-vernacula-malaga-gonzalo-leon/523972.html

    No podria estar mas de acuerdo con el articulo, acertado 100%

    Pues yo con el 30 %, no más. ¿ Prefiere tener un dueño malagueño y malaguista, aunque sea pobre, pero honrado ? ¿ cuando ha habido uno aquí con ese perfil ? Nunca

    Y lo de exigir que el jeque cumpla las Leyes y no se le de carta blanca para hacer lo que quiera me parece perfecto.... pero luego uno se da un paseo por la misma Costa del Sol, con cientos de Hoteles, Urbanizaciones, chalets, etc., etc. a pie de playas que cuando yo tenía 10 años había 4 casas y eran casi vírgenes, y se pregunta uno de qué narices está hablando


    Medallero
    crome32crome32
    Soy de la Academia
    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 411
    Mensajes Mensajes : 414
    Fama en foro Fama en foro : 4
    Conquistas

    Posteado el Jue 2 Ago 2012 - 11:21

    @kiske escribió:
    @crome32 escribió:
    @Capitán Trueno escribió: La opinion

    El jeque: vernácula de Málaga

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores


    Málaga es agua en una olla. Apartada del fuego y con poca cantidad todo va bien. No hay problemas porque no se cuece nada. Así se puede pasar años. Siglos. Eternidades. De vez en cuando, alguien llega y enciende el fuego. Pone la olla y además le echa mucha agua. Que fluya. Que cueza. ¡Alegría! Y el agua empieza a dar borbotones. Glup, Glup, Glup. Pero llega un momento que de tanto borbotear se sale. Y se quema. Y salen chispas. Y se reseca la olla. Y hace crack. Y se rompe. Así es Málaga.

    El Jeque del Málaga, antes llamado Árabe y ahora llamado El Moro del Málaga ha jugado de manera descarada con la olla y el agua. Sentado en un sillón, iba echando agua, después dejaba que se consumiera y volvía a echar más. Al gusto. Y con la otra mano que tenía libre iba manejando el botón del gas. Le daba la intensidad que quería según el momento. Y en esas estamos. A punto de romper la olla.
    A día de hoy, teniendo en cuenta la cantidad de problemas graves que nos estrujan y abofetean a diario, la reflexión y crítica sobre temas tan banales como el fútbol o la feria que está por venir se convierten en asuntos propios de las formas de cultura hechas por puro placer. Se ha convertido en puro divertimento el análisis descarado o profundo sobre estos temas que colman la atención cultural local. En vernácula malagueña.

    Bien pudiera parecer que a los responsables municipales les conviene mil veces más que nosotros nos pasemos los días hablando sobre el Málaga y las casetas de feria que defendiendo a bocaos y tragantás la calidad de la sanidad, el nivel de corrupción municipal o que a tu abuela le cambien sus pastillas del azúcar cada mes. Pero no. No es así. O eso espero.

    El nivel de endeudamiento de la sociedad malagueña no siempre va relacionada con las cuentas y el dinero que se debe. Hay veces en las que hipotecamos nuestra propia identidad y nos agarramos a clavos ardiendo sin mirar en lo más mínimo los defectos.
    Pobres de nosotros si usamos el fútbol como seña de identidad malagueña. Pero pobres de nosotros si no defendemos nuestro equipo y quien lo gobierna pues es éste el que más mueve el nombre de nuestra tierra por todo el país.

    El fútbol alberga como característica fundamental el que personajes –o personalidades respetables– mercadeen con los sentimientos y el cariño de una ciudad por sus colores.

    El Moro del Málaga, desde el quinto pino, no sabe que la gente quiere al equipo porque lo cree suyo. Porque su abuelo le enseñó dónde estaba la Rosaleda. Porque iba con su padre de chico y se puso una gorrilla blanquiazul. Porque en su dormitorio hay un banderín de su equipo pegado en la pared.

    De eso sigue quedando todo. Pero hemos entrado en conflicto. Conflicto de intereses entre los económicos del dueño y los sentimentales nuestros.

    Ni en los sueños más remotos jamás imaginables pude figurarme que la gente, mis conciudadanos, fueran capaces de enfrentarse a los suyos y negarlos con tal de defender al de fuera. Al que juega con tu equipo como si se comprara una empresa de hacer puertas.

    Y nos ha pasado. Se ha llegado a plantear una y mil veces que la culpa de todo es de nuestro país, de nuestra comunidad autónoma y de nuestro sistema. Porque hemos cansado al inversor. Pero, amigos, ¿qué iba a hacer el inversor?

    Válvula. Hay quien defiende una ciudad deportiva, que no pisará en su vida prácticamente, en los únicos terrenos vírgenes y libres que Málaga mantiene. La válvula de escape de la ciudad. El único sitio para crecer hacia el Oeste. ¿Y se lo vamos a dar al moro? Y hay quien defiende que se venda La Rosaleda por tres millones de euros. ¿Sabes lo que vale la vida? ¿Sabes que eso es regalado? De igual manera sucede con el concurso del puerto de Marbella. Hay quien entiende que parar un concurso donde el que gana no cumple los requisitos es echar a los inversores. ¿Inversores o listillos?

    ¿De verdad que quieres normas especiales para él? ¿Qué se acabe antes un hotel al que no podemos ir porque es de súper lujo que el metro de la ciudad? ¿Que lo hagan antes que un hospital que nos hace tanta falta?

    No seré yo quien defienda el sistema a capa y espada pero tampoco lo pisotearé para que el Sheriff de Qatar venga aquí con tarifa plana de incumplimientos.

    Pero no todo es eso. Por supuesto que sería riqueza. Claro que sería inversión. Es mercantilizar hasta límites insospechados el club pero también subirlo de categoría. Y eso gusta. El Málaga en Europa gracias al moro. Y así ha sido. Pero sus planes se han roto. Y con él el verano del Málaga.

    Esperábamos un mes de presentaciones. Fiestas. Descorchar millones que sirvieran de nebulosa deslumbradora de nuestra triste realidad. Pero no ha sido así.

    Pero hay que ser positivos. Igual nos sirve para entender bien de qué va esto. Para saber diferenciar lo que es nuestro de lo que es suyo. Nuestro es el nombre de esta tierra y del equipo. Nuestros los colores y la bandera. Hasta el escudo es nuestro que se ha conseguido mantener. Pero no es nuestra la empresa. Ni sus términos ni movimientos. Somos pobres ya lo sea el club o no.
    Igual dentro de poco tenemos de presidente a alguien de aquí. A un nuevo Puche o a un grupo de ellos. Yo daría saltos de alegría. Siempre prefiero a la gente de aquí. Prefiero ser pobre pero honrado que muy rico pero poco respetable.

    Y si lo quiero para mí lo quiero para mi ciudad y lo que aprecio.
    Cuando creas que los políticos se portan mal con el Jeque mírate las manos. Y mira tu casa. Tu vida y tu familia. Seguidamente piensa si a vosotros os hacen favores desde el Ayuntamiento o la Junta. Si alguien os echa un cable o pasan la mano. Ahí tendrás tu respuesta.
    Dice el Jeque que se meten con él por ser árabe. Que lo de pagar es anecdótico. Claro que sí. Y yo me llamo Andrés.
    Viva Málaga y nuestro Málaga.


    http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2012/08/02/jeque-vernacula-malaga-gonzalo-leon/523972.html

    No podria estar mas de acuerdo con el articulo, acertado 100%

    Pues yo con el 30 %, no más. ¿ Prefiere tener un dueño malagueño y malaguista, aunque sea pobre, pero honrado ? ¿ cuando ha habido uno aquí con ese perfil ? Nunca

    Y lo de exigir que el jeque cumpla las Leyes y no se le de carta blanca para hacer lo que quiera me parece perfecto.... pero luego uno se da un paseo por la misma Costa del Sol, con cientos de Hoteles, Urbanizaciones, chalets, etc., etc. a pie de playas que cuando yo tenía 10 años había 4 casas y eran casi vírgenes, y se pregunta uno de qué narices está hablando


    Yo segun leo en el articulo, que ademas es algo que yo ya he opinado por aqui en otros posts, lo que no se puede hacer aunque haya corrupcion y cosas ilegales, es fomentarlo nosotros para que haya aun mas, es que no tiene sentido...

    Medallero
    kiskekiske
    Campeon copa del rey
    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 411
    Abono Abono : No lo soy
    Mensajes Mensajes : 5265
    Fama en foro Fama en foro : 72
    Conquistas

    Posteado el Jue 2 Ago 2012 - 13:25

    Eso está claro, pero tu ponte en el lugar de alguien que viene a la Costa, ve lo que hay y ahora a él le ponen pegas para hacer eso mismo.... pues no lo entiende o piensa cosas raras.

    Y es algo que el periodista debería comentar también, aunque evidentemente que se haga mal en otras ocasiones no debe justificar que se siga haciendo, ni mucho menos.

    Medallero
    Malaguista 100%Malaguista 100%
    Mitico e inigualable
    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 414
    Abono Abono : Fondo alto
    Mensajes Mensajes : 31867
    Fama en foro Fama en foro : 106
    ConquistasMejor anecdota10 aciertos porraAcierto en PorraAcierto en PorraAcierto en Porra

    Posteado el Jue 2 Ago 2012 - 13:37

    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 517466

    Firma


    El jeque negocia la venta del Málaga a un grupo albanés - Página 24 30bdava
    Medallero
    Contenido patrocinado

    Posteado


    Medallero

      Fecha y hora actual: Vie 15 Nov 2019 - 23:28


      Málaga Club de Fútbol ~ Colores blanquiazules
      Amplia las imagenes con el puntero.
      | | El futbol malagueño comenzo en el año 1904 con el Malaga Football Club. Las denominaciones siguientes fueron FC Malagueño, Real Malaga FC, Malaga Sport Club, CD Malacitano y CD Malaga.

      En 1948 nacio el Club Atletico Malagueño, filial del Club Deportivo Malaga. El actual Malaga Club de Futbol es el predecesor del Club Atletico Malagueño.. La actual denominacion desde el 29 de junio de 1994.
      zonamalaguista © 2008 | Todos los derechos e izquierdos reservados. Crear foro | Foro gratis de asistencia | Invision | Contactar | Versión móvil
      Malaga cf Movil para tu androidSiguenos en las redes sociales
      Navegadores compatibles